Vitamina C 1000 mg

Kirkland Signature

500 Comprimidos

Disponibilidad: En existencia

Una Vitamina C enriquecida en agavanzo y bioflaflovonoides, Acerola reforzará sus defensas y gracias a sus propiedades antioxidantes le ayudará a permanecer en buena salud.




PRECIO EN BAJA 


Precio regular: € 49,99

Precio especial: € 29,99

Vitamina C 1000 mg

Detalles

Una Vitamina C enriquecida en agavanxo, bioflaflovonoides, y acerola reforzará las defensas de su organismo y gracias a sus propiedades antioxidantes, le ayudará a permanecer en buena salud.

La vitamina C es un co-factor enzimático implicado en una serie de reacciones fisiológicas:

Restauración de los tejidos: permite la formación y la restauración de las mucosas y del tejido conjuntivo (por el colágeno) sobre el cual se depositan los minerales y en particular el calcio; lo que va a formar los huesos, los dientes, los cartílagos.  

Funciones cerebrales: La vitamina C permite la síntesis de algunas aminas cerebrales (dopamina, noraldrenalina, adrenalina), mediadores de importancia en la transmisión del impulso nervioso entre las neuronas. Así pues, la vitamina C se ha descubierto es un componente esencial para las terapias orto moleculares de los desordenes mentales.
- Cognición: Atención y facultad de concentración son condicionadas por la producción de noraldrenalina, que es favorecida por la vitamina C.
- Depresión: Las investigaciones han demostrado que la vitamina C mejora el estado de los pacientes afectados por depresión.
- Insomnio y desordenes del sueño: Se considera que cerca de la mitad de los franceses es insomne. La falta en vitamina hace su papel en ello, ya que contrariamente a los prejuicios, la vitamina C natural no es un estimulante, pero sí un regulador metabólico. Debido a la activación inicial de la hipófisis y las glándulas suprarrenales, su consumo en dosis inhabituales parece tener al principio un efecto sedante. Este primer estímulo, que no excluye, en efecto, el insomnio en caso de toma tardía, lleva al cabo de algunos días un efecto simplemente normalizador, que favorece la calidad del sueño.
Es necesario también destacar un efecto ansiolítico extremadamente interesante.  

Desórdenes inmunitarios: La vitamina C debe utilizarse en todo síntoma febril e infecciones originadas por bacterias, virus, setas, levaduras o parásitos (gripe, coryza, hepatitis, enfermedades de los bronquios y pulmones, tuberculosis, mononucleosis infecciosa, herpes).
Refuerzo del sistema inmunitario: Los glóbulos blancos, encargados de la inmunidad, contienen cerca de 6 veces más vitamina C que el plasma sanguíneo. Las reservas se agotan con rapidez en caso de enfermedades, infecciones, o choque traumático. Distintos trabajos han demostrado que elevadas concentraciones en vitamina C permiten una mejor movilización de los glóbulos blancos y neutrophiles, combatiendo mucho más fácilmente las bacterias. La vitamina C es también indispensable para la síntesis de anticuerpos y posee un efecto antiviral a fuertes dosis (favorece la síntesis y la actividad de interferón que impide la penetración del virus en la célula).    
- Cáncer: Numerosos estudios epidemiológicos establecen una correlación entre un fuerte consumo de alimentos ricos en vitamina C y un escaso tipo de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Por lo que se refiere al cáncer del estómago, la vitamina C inhibiría la acción dañina sobre la mucosa de una bacteria nombrada Helicobacter Picota. Luego de las investigaciones de Linus Pauling, el Instituto Nacional de la Salud de Washington puso de manifiesto en 1990 que la vitamina C desempeña un papel activo e importante en la prevención del cáncer y que un contenido escaso en vitamina C (hypovitaminose) duplica el riesgo estadístico de cáncer. Por otra parte, la vitamina C reduce las consecuencias de los efectos secundarios de la quimioterapia y de radioterapia, participando en la destrucción de células dañinas e impidiendo su multiplicación. La vitamina C combate directamente algunas células cancerosas sin perjudicar los tejidos sanos, como mostraron los trabajos de Dean Burk publicados en 1969.

Vitamina C antitóxica: 
- Rechazo de los venenos absorbidos: El ácido ascírbico inactiva el monóxido de carbono y el dióxido de azufre, y reduce también el efecto de las sustancias cancerígenas, obteniendo la única protección directa contra contaminación del aire y el tabaquismo.     
- Tabaquismo: Aunque para el fumador no hay alteración de la capacidad de absorción de la vitamina C, su cuerpo consume más vitamina C que un no fumador (cada cigarrillo consume 25 mg de vitamina C). Así sus reservas se agotan muy rápidamente. Es necesario saber que la vitamina C actúa también en la neutralización del benzopireno y los nitrosamines cancerígenos del humo de cigarrillo.   

- Colesterol: La vitamina C controla el metabolismo de los lípidos. Una administración a largo curso de dosis suficientes contribuye a reabsorber los problemas de hipocolesterolemia y triglicéridos de la sangre. La vitamina C acelera de manera directa la conversión del colesterol en ácidos biliares (Lewin), principal vía utilizada por el organismo para liberarse del colesterol en exceso. 

Afecciones y dolores osteo-articulares:
- Estado de los huesos y cartílagos: La combinación de Calcio y vitamina C acelera cerca del 30 % la curación de las fracturas, con un fortalecimiento nítido del hueso.  En estudios clínicos, Greenwood mostró que la vitamina C era indicada en los dolores lumbares, y que su empleo en dosis adecuadas permite evitar a menudo una operación de los discos vertebrales.
- Gota: Ha sido comprobada su acción contra este mal.
- Artrosis: El tratamiento con vitamina C asociada a la vitamina E, cartílago de tiburón, y silicio orgánico (con el fin de restablecer el equilibrio básico ácido) permite frenar e invertir la progresión de la artrosis (entre 15 y 30% de mejora visible en radiografías después de 2 o 3 años de tratamiento). 

Vitamina C y sangre:
- Anemia: La vitamina C ayuda a las reservas del hierro plasmático en los tejidos, reduciendo y liberando los iones férricos y permitiéndoles así formar estrechas conexiones con las proteínas plasmáticas.
 - Coagulación: Los escorbúticos presentan siempre una disminución importante en los tipos de coagulación. La vitamina C es uno de los elementos indispensables para la coagulación de la sangre y en consecuencia se prescribe en todos los síndromes hemorrágicos.  
- Enfermedades venosas: La vitamina C en asociación con bioflavonoides es eficaz y no ofrece riesgos en el tratamiento de las varices, úlceras varicosas y hemorroides.

Composición

Hechos del Suplemento:
Tamaño de la porción: 1 tableta

Cada una contiene Tablet -% valor diario:
Vitamina C 1000 mg - 1667%, Bioflavonoides Cítricos Complex [10% (10 mg) Hesperidina y Rutina] 100 mg *.

Ingredientes:

Ácido ascórbico, gel de celulosa, bioflavonoides cítricos Complex, hidroxipropil metilcelulosa, ácido esteárico, croscarmelosa de sodio, dióxido de silicio, estearato de magnesio, glicol de polietileno, agavanzo, Acerola.
*Sin colorantes artificiales.
*sin conservantes artificiales

Indicaciones

Un comprimido al día.

 Escriba su propia opinión

Vitamina C 1000 mg

¿Cómo califica a este producto? *